Comentarios

Sin comentarios todavía.
Espera un minuto, mientras que estamos haciendo el calendario

Suscribirme

Fármacos y conducción

Fármacos y conducción

Conoce los medicamentos que producen alteraciones en la conducción y evita peligros al volante

En España los accidentes de tráfico son una de las cinco primeras causas de muerte y la primera entre los hombres y mujeres de 15 a 29 años. Los medicamentos son causa del 5% de los accidentes de circulación graves. Pero lo más preocupante es que casi ocho de cada 10 personas que toman medicación (la gran mayoría de los conductores se médica de forma crónica) nunca ha sido advertido de los efectos negativos de estos fármacos sobre la conducción.

A continuación os detallamos una pequeña lista de medicamentos que producen alteraciones en la conducción:

• Ansiolíticos o hipnóticos como las benzodiazepinas (Diazepam)
• Analgésicos opiáceos como los derivados de la morfina
• Antidepresivos como Prozac® (o Fluoxetina ) conocida como la píldora de la felicidad
• Antihistaminicos como la Cetirizina, Ebastina etc.
• Antimigrañosos
• Antihipertensivos
• Antibióticos como los antitusivos y preparados oftalmológicos (colirios)

Si a esta lista añadimos sustancias estupefacientes como la cocaína, heroína , marihuana y otras drogas de diseño como el MDMA (abreviación de su nombre semi-sistemático 3,4- metilendioximetanfetamin, usualmente conocido como éxtasis) junto con el alcohol nos encontramos ante un cóctel explosivo en las carreteras.

Con la crisis económica que azota nuestro país, en los últimos años se ha incrementado el consumo de estos fármacos y a día de hoy sigue extendiéndose su uso. Su éxito se debe a su capacidad de tratar desórdenes como la fobia social, el estrés, el trastorno de ansiedad generalizado, la crisis de pánico recurrente o incluso el trastorno obsesivo-compulsivo entre otras patologías.

Todos estos fármacos pueden producir mareos, fatiga, ansiedad, agitación, cefaleas, somnolencia, visión borrosa, desorientación e incluso un aumento de riesgo de suicidio, especialmente en conductores jóvenes. Pero es que la descontinuación sin un control adecuado puede dar un efecto rebote.

Cuando pensamos que estos conductores consumidores pueden cruzarse cada día con nosotros en la circulación, la pregunta surge de inmediato. ¿Estamos seguros cuando estamos al volante?

Precisamente porque el peligro de mezclar sustancias de forma totalmente involuntaria es muy cierto, corresponde a los médicos informar a sus pacientes sobre los riesgos potenciales sobre la capacidad de conducir, centrando la atención en el seguimiento en los primeros días de uso, vigilando la aparición de estos efectos (sobre todo en dosis altas)y si fuera necesario desaconsejar conducir hasta acostumbrarse a la medicación o finalizar el tratamiento.

A los conductores se les debería exigir la responsabilidad de abstenerse de circular, con o sin consejo médico, si ven que alguna de sus capacidades resulta mermada por los fármacos. Lo contrario supone exponerse a un riesgo de consecuencias imprevisibles para ellos mismos y para el resto de los usuarios de la vía.

¡Gracias por tu lectura. Nos vemos en mi próximo artículo!

Julio Mora Domenech para la Farmacia del Paseo.

Cuida tu salud en verano
Dieta saludable en verano. Cuida tu piel, adelgaza...

Offcanvas Menu

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.