Comentarios

Sin comentarios todavía.
Espera un minuto, mientras que estamos haciendo el calendario

Suscribirme

Los probióticos, la mejor protección para tu organismo

Los probióticos, la mejor protección para tu organismo

La dieta más rica en antioxidantes. El betacaroteno, rey de los antioxidantes.

Los probióticos son microoganismos que provocan beneficios para nuestra salud y que están presentes en nuestro organismo, teniendo múltiples aplicaciones en prevención y tratamientos de patologías comunes.

Normalmente son bacterias, aunque hay también otros microorganismos como levaduras; los más comunes vienen de dos grupos de bacterias Lactobacillus ó Bifidobacterium y en cada grupo hay diferentes especies y cepas concretas, cada una de ellas con diferentes beneficios para nuestra salud ya que actúan en partes distintas de nuestro como intestino, boca, piel tracto vaginal o urinario.

Numerosos estudios recientes nos demuestran la importancia que van adquiriendo los probióticos en tratamientos patológicos de distinto tipo así como en su prevención ya que son capaces de potenciar el sistema inmune, prevenir el ataque de bacterias patógenas a nivel intestinal o producir las tan necesarias vitaminas del tipo B, entre otros efectos.

Algunas de los beneficios comprobados de los probióticos son:

• Nos ayudan a reducir las diarreas producidas por la toma de antibióticos, consecuencia directa de su efecto ya que “matan” todo tipo de bacterias tanto buenas como malas. La toma de probióticos al mismo tiempo que el antibiótico (siempre separados un mínimo de dos horas en el tiempo, eso sí, sino no son efectivos) va a minimizar estas desagradables consecuencias. Aquí cepas como Sacharomyces boulariis o Lactobacillus rhamnosus se han demostrado muy efectivas.

• Mejoran todo tipo de problemas digestivos al restablecer el equilibrio de la flora bacteriana intestinal mejorando desde malas digestiones, hinchazón abdominal o gases hasta el estreñimiento, uno de los grandes problemas de nuestra sociedad; en este caso la gente usa grandes cantidades de laxantes de diferentes tipos sin actuar en el principal problema que es restablecer la flora bacteriana intestinal, ya que si ésta no está correcta y no funciona bien es imposible tener un tránsito intestinal correcto.

• Cepas como Lactobacillus bulgaricus mejoran la digestión de la lactosa reduciendo los síntomas asociados en personas intolerantes a ella.

• Favorecen la salud vaginal y urinaria, siendo muy útiles en prevención y tratamiento de infecciones vaginales y urinarias como las infecciones vaginales provocadas principalmente por el hongo Candida o las cistitis. Se ha demostrado que aceleran la curación así como recuperan mucho más rápidamente la piel y mucosas de la zona, así como evitan las tan numerosas recaídas, principal problema en este tipo de infecciones tan usuales en las mujeres. Aquí cepas como Lactobacillus crispatus se muestran muy efectivas.

• Ayudan al mantenimiento de una boca sana, ya que hay cepas como Streptococcus salivaris que actúan en la prevención de la formación de caries, gingivitis, placa dental o halitosis en gente con tendencia a estos problemas o que simplemente quieren cuidar bien esta parte de nuestro cuerpo tan importante.

• En personas con colon irritable, cepas como Bifidobacterium infantis o Lactobacillus plantarum ayudan mucho a regular los movimientos intestinales que causa esta patología.

• Mejoran la capacidad del cuerpo de luchar contra los resfriados ya que algunas cepas como Lactobacillus casei han demostrado su capacidad de apoyar al sistema inmunitario.

• En pieles muy sensibles o intolerantes al sol, hay cepas como Lactobacillus johsonii o Polypodium leucotomos que al tomarlos en preparados junto a antioxidantes y betacarotenos preparan la piel para la exposición al sol minimizando los efectos adversos que producen.

Es muy importante destacar que no todos los probióticos son iguales, ya que sus propiedades varían mucho de unas cepas a otras por lo que hay que elegir bien el producto que vamos a tomar en función al resultado que queramos conseguir, de ahí que sea tan importante el buscar el consejo de un especialista y consultar en nuestra farmacia para que nos orienten acerca del producto más adecuado, que contenga las cepas adecuadas y por supuesto la cantidad mínima de cepas de probióticos para que sea efectivo (dosis de 100 a 20.000 millones de unidades formadoras de colonias son necesarias). Con todo esto y apodemos ir advirtiendo y entendiendo un poco más la enorme diferencia que puede llegar a haber entre los diferentes tipos de productos que contienen probióticos que hay en el mercado, además de la diferencia considerable de precios entre unos u otros ya que normalmente vienen asociados a cepas de más calidad y mayor concentración de las mismas.

Poco a poco iremos desarrollando en diferentes artículos información más precisa sobre los diferentes tipos tratamientos y patologías que podemos mejorar con los probióticos, ya que se ha demostrado que tiene una gran importancia para el cuidado de nuestro cuerpo y más en la sociedad actual, en la que que debido al gran estrés y la mala alimentación que consumimos cada vez tenemos más déficit de estos microorganismos tan necesarios para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo.

¡Gracias por tu lectura. Nos vemos en mi próximo artículo!

Susana Belda para la Farmacia del Paseo.

Repara tu cabello después del verano
¡Bienvenid@ a nuestro blog!

Offcanvas Menu

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.